viernes, 14 de noviembre de 2014

ANIDAS MARIPOSAS

Fotografía: Araminta Gálvez
Se estrella el sol, sereno, en la distancia.
Sonríe el cielo azul de la mañana.
Los pasos llegan y se van.
Sin ningún destino.
Amanece la esperanza tras mis ojos.
Se hace un laberinto la risa en mi garganta.
Tu espalda es el violín que vibra entre mis dedos.
Afuera, me escondo del silencio,
del brillo
y de la audacia del recuerdo que aparece en mi memoria.
Tú anidas mariposas en mi vientre.
Y yo vuelo,
elevada por mis ansias.