martes, 23 de septiembre de 2014

ABACKUS



Luego de leer cuanta bibliografía encontré acerca de los perros y sus características y razas, y temperamentos y tendencias, estaba lista para  comprar mi primer perro.  Desde siempre me recordaba cuidando las macotas de mis hermanos por una tendencia casi natural de mi personalidad.  Yo suplía sus irresponsabilidades y terminaba siempre alimentándolos, llevándolos al veterinario y llorando su muerte o sufrimiento.
Este era el momento largamente esperado. Había circulado mi casa, lo que me garantizaba su seguridad. Tenía una situación económica cómoda, lo que aseguraba  su alimentación y cuidado. Me había ido a vivir sola y necesitaba compañía. Definitivamente la confabulación estaba marcada por los astros y yo estaba de fiesta porque al fin tendría mi propio chucho.
Lo tenía decidido. Me compraría un cachorro Pastor Alemán, macho. El primer anuncio en el periódico me llenó de ilusión y durante mi hora de almuerzo me encaminé al criadero a conocerlo. Durante mi recorrido de unos diez kilómetros, recapitulé toda la información obtenida. Debía elegir el más alegre de la camada. El juguetón, el que tuviera ojos vivaces y sobre todo, no podría olvidarlo, teníamos que sentir empatía uno por el otro y deberíamos casi enamorarnos.
La dueña del criadero antes de mostrarme los cachorros, me habló de la nobleza de la raza y la historia de campeones de los padres. Yo estaba obnubilada. Supongo que así debe sentirse una madre cuando espera que le lleven su bebé de la incubadora. Sabía que era el perfecto, así que cuando vi el perrito gris, en sentido figurado porque su color era canela, con la cola entre las patas, las orejas caídas, el pelo opaco y su paso inseguro persiguiendo a su hermanita, que sí era vivaz, que sí era hermosa y juguetona y con una personalidad bien definida, me sentí defraudada.
Le dije a la señora que visitaría otros criaderos porque no era lo que buscaba  y me dirigí a mi carro. Entonces algo sucedió.
Ese perrito gris, opaco y medio tonto, dejó de seguir a su hermanita y dirigiéndose decididamente a mí, puso su cabeza sobre mis piernas y mientras me miraba directamente me enamoró.
Ni siquiera lo pensé.  Extendí el dinero, recibí el certificado y sin medir las consecuencias, pues no llevaba, correa, ni comida, ni tenía donde dejarlo en la oficina, me encaminé con Abackus, hablándole de su nueva casa y de esa nueva vida que compartiríamos.

La transformación fue espectacular y mi chucho de igual forma que el patito feo del cuento, se convirtió en el perro más hermoso del mundo.  Me ha regalado más de doce años de su vida. Ya pinta canas y cuando me mira, sus ojos se vuelven jóvenes otra vez y no necesitamos hablar el mismo idioma, porque nos basta con mirarnos.

                                                                             Ayer, mi chucho  cerró sus ojos por última vez .

 Abakus Vom Fichtental
01-03-2002
22-09-2014