lunes, 10 de febrero de 2014

SIN CONTRATIEMPOS DE LUZ


Fotografía: Araminta Gálvez

Veloz, como un despliegue de sonrisas, 
sus alas destrozaron la distancia 
y la mirada se fugó al horizonte fraguado entre celajes. 

Mi perro se buscó el instinto oculto en el señuelo de su cola. 
                   Olfateó la luz. 
                                         Le gruñó al silencio 
         y desenterró poderoso de mis manos las caricias. 

Los pasos desterraron el polvo del zapato. La vela se hizo humo de suspiros apagados. Mi padre apareció, con la carga de sus años conversando entre murmullos de nostalgias y certezas,
            
       y el galán
 hecho flor,
 hizo un despliegue de  blancuras y perfumes
y como pasa siempre...
la noche apareció
sin contratiempos de luz
                                                                               por un resquicio descuidado de la vida.

                                                     
                                                  

febrero 2014