miércoles, 27 de marzo de 2013

BOCA LLENA

Fotografía de Araminta Gálvez.

La luna se asoma por mi ventana y me confunde. Parece una naranja madura suspendida por mis ojos. 
Me mira silente, con su explosiva magia enamorándome a rabiar. Es la calma y la promesa, la compañía perfecta para la soledad.
 Los jazmines han salido a pasear con sus aromas desperdigados por los corredores de mi espíritu. 
Mis ojos no pueden ver más allá de las estrellas, pero con eso es suficiente para alimentarme el alma.
Crujen los pasos de la noche acompañados de murmullos, croares, guarda barrancos y almas perdidas.
Me desnudo de los miedos y viejos dolores Entonces llega la paz y me contiene entera.  Desgajo un pedazo de naranja y con lujuria lo coloco en mi boca llena.

27 de marzo 2013