miércoles, 13 de marzo de 2013

AGUACERO

El cielo se derrama en aguaceros

que abarcan el silencio sin parar

con truenos y relámpagos viajeros

que llegan y me quieren abrazar.


Conspiro con la lluvia evaporada

de pájaros y barcos de vapor

sintiéndome por fin enamorada

de tu cara y tu cuerpo abrumador.


La lluvia inconstante se estremece

salpicando mis ansias y estupor

de cantar con la lluvia que parece


una fiesta que estalla con color

y en tanto la tormenta no decrece,
mi cielo se me llena con ardor.