domingo, 31 de mayo de 2015

LUCIÉRNAGA GIGANTE

Retrato a lápiz por: Araminta Gálvez
La luna jugó al escondite con mis ojos.
Con ráfagas de ausencia el silencio ametralló
mi corazón.
Los claveles se posaron en mi pecho.
Rojos como la sangre del sol.
 Los pasos llegaron, 
se fueron, 
volvieron. 
Cayó la noche como una  luciérnaga gigante
y sin luz.

Cerré los ojos...

 la luna llegó.