domingo, 17 de agosto de 2014

UN LÁTIGO DE LUZ

Fotografía: Araminta Gálvez


Cuando el rayo se anuncia sigiloso
por el trueno de cerca perseguido
sin mentira parece un gran coloso
que zigzaguea potente y casi erguido.

Serpentea como un látigo de luz
que anuncia la tormenta repentina
cual si fuera un crisol a contraluz
que despliega una fiesta serpentina.

La tormenta se muestra indiferente
al suspiro sutil del ave en vuelo
y despliega una guerra inconsecuente

en todos los confines de este suelo
quitándonos la paz irreverente
nos deja en su lugar un férreo duelo.