miércoles, 4 de junio de 2014

LA NEBLINA LANGUIDECE

Fotografía Araminta Gálvez
Gris de hastío la neblina languidece
amortiguando con ternura el alma
de la tarde que fértil se estremece
de sombra y luz, voraz, incierta y calma.

Dibuja y desdibuja los contornos
del destello fugaz de tu sonrisa
que abrasa sigilosa los retornos
del espejismo audaz que se hace brisa.

La neblina abraza y sobrecoge
el palpito sereno del destino
que de puntillas breves hoy recoge

la nostalgia en silencio como un trino
desperdigando encanto cuando acoge
la claridad y el tiempo como sino.