miércoles, 21 de mayo de 2014

SE ME QUIEBRA EL CORAZÓN

Fotografía: Araminta Gálvez
Se doblega la espiga 
y la brisa 
y la herida, 
ante el roce imperturbable del tiempo haciendo mella en el destino. 

La casa se engarrota a sus cimientos ocultando bajo sus paredes los secretos más oscuros.

Se extravía la tensión del arco iris que dispara colores a los ojos mudos de asombro. 

Los pasos acechan el silencio y lo destruyen con sus prisas de noticias urgentes.

El luto por el día que se va, anochece el espíritu 
y acongoja el corazón.    
      
Entonces la muerte llega  de puntillas, 
y como si se tratara de una flor...
desprende sin miramientos la vida. 

El cortejo acompaña los restos con renuncias 
y los buitres de sollozos 
se asoman a los ojos con bullicio. 

La banca enmudece de ausencia en el jardín deshabitado de sorpresas. Y el tigre afilado de tus ojos ronronea en mis sentidos y se me quiebra el corazón, 
                                                                          y se hace río mi gana de tenerte,
                                                                                       y crujen los silencios del olvido,
                                                                                              y abren sus alas las palabras 
                                                                                                      volando de mi boca hacia tu oído                                                                                                                     y estreno el sol 
                                                                                                                  en mi universo todo. 

Cierro los ojos 
y se extravía el miedo.
Los vuelvo a abrir, 
                                                           y en ellos tu apareces.